• Spotify
  • Mapa Covid19

Consumo de productos chatarra

  • El Centro de Orientación Alimentaria estima un consumo promedio, por persona, de hasta 214 kilos anuales de productos altos en azúcares, grasas saturadas, sodio, colorantes y una larga lista de ingredientes que están lejos de tener un aporte nutricional
  • Forman parte de su dieta habitual, llegando a destinar de 100 a 500 pesos para comprarlos cada que hacen una despensa.

Marco Alvarado/ Diario de Chiapas

En América Latina, México es el país con la mayor ingesta per cápita de alimentos ultraprocesados, y está entre los primeros cuatro a nivel mundial, de acuerdo con el Centro de Orientación Alimentaria.

Mismo organismo que estimó en un consumo promedio, por persona, de hasta 214 kilos anuales de productos altos en azúcares, grasas saturadas, sodio, colorantes y una larga lista de ingredientes que están lejos de tener un aporte nutricional.

Este consumo está asociado a la aparición de obesidad, diabetes, hipertensión y otras afecciones, que agravaron la condición de las personas que se contagiaron de Covid-19, a tal grado que siete de cada 10 muertes se relacionaron con estos padecimientos producidos a partir de la falta de una alimentación sana y sustentable.

Las cifras no se alejan de la opinión promedio expresada por distintos consumidores en un supermercado al oriente de la capital.

La mayoría comentó que las frituras, las bebidas azucaradas, la panadería industrial y los productos ultraprocesados como las sopas instantáneas, forman parte de su dieta habitual, llegando a destinar de 100 a 500 pesos para comprarlos cada que hacen una despensa.

Están presentes en la mesa para “matar el hambre”, “porque son fáciles para comer”, “porque son un gusto”, o tampoco forman parte de la despensa porque “no tienen ninguna aportación nutricional”. según las respuestas expresadas por los compradores.

“En promedio gasto 70 pesos al día para tener un refresco o jugo, alguna fritura o pan dulce, porque debo estar todo el día en la calle”, fue la respuesta de un hombre que llevaba consigo dos de estos productos “para matar el hambre”.

En cambio, una mujer comentó que ella no los toma en cuenta para su lista de compras “son pura azúcar y no te traen nada bueno, yo procuro hacer una despensa de alimentación, por eso en un supermercado compro algunas cosas, el resto en un mercado”, destacó.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.