• Spotify
  • Mapa Covid19

Opinión Médica

Nefropatía diabética

drguiff@yahoo.com.mx                                    

drguiff@gmail.com

os riñones son órganos vitales responsables de la gestión de desechos, que es crucial para mantener el equilibrio químico y la presión arterial de su cuerpo. Si no cuida bien sus riñones, corre el riesgo de una serie de problemas de salud, algunos de los cuales podrían hacer que estos órganos se apaguen por completo. Algunas de las enfermedades relacionadas con los riñones más comunes son los cálculos renales, las infecciones del tracto urinario y la hipertensión.

La nefropatía diabética es una complicación grave relacionada con los riñones de la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. También se llama enfermedad renal diabética. ¿Sabía que entre el 10 y el 40 por ciento de las personas con diabetes que toman cuidadosamente sus medicamentos hacen ejercicio y se controlan con dieta desarrollarán enfermedad renal crónica (ERC)? Junto con esta estimación tenemos otra situación problemática: que va a pasar con el 60-80% de pacientes que no toman el protocolo de tratamiento recomendado por la Secretaria de Salud u otros organismos relacionados con el control de estas enfermedades. Resulta que cuando vemos que un estado de las dimensiones de Chiapas necesita alrededor de 5000 riñones para trasplante nos damos cuenta que la nefropatía diabética es una enfermedad realmente seria que se complica en muchas ocasiones con otras enfermedades como la Hipertensión arterial. Que vamos a hacer ante esta problemática. Sobre todo reflexionar que a pesar de tratarse de enfermedades que no duelen debemos estar atentos principalmente con el ejercicio y con la dieta.

Al principio, la enfermedad renal con diabetes no presenta síntomas conocidos. Según la Clínica Mayo, en las etapas posteriores de la enfermedad renal, los signos y síntomas incluyen:

• Pérdida de apetito

• Dificultad para concentrarse

• Fatiga

• presión sanguínea elevada

• Aumento de la necesidad de orinar

• Náuseas y vómitos

• Picazón persistente

• Proteína en la orina (Espuma abundante).

• Hinchazón (edema) de pies, tobillos, manos u ojos.

¿Qué protege los riñones con diabetes? La mejor manera de prevenir o retrasar la enfermedad renal diabética es manteniendo un estilo de vida saludable y tratando la diabetes y la presión arterial alta. Aquí hay algunos consejos útiles:

• Sea más activo. Es importante hacer ejercicio a diario y estar físicamente activo para controlar la presión arterial y mantener los niveles de azúcar en sangre en un rango saludable. Simplemente al trasladarse al trabajo o a otras cosas trate de caminar,

• Controle su glucosa en sangre con regularidad. Hable con su médico y trate de mantener sus niveles dentro de este objetivo.

• Hágase una prueba de detección temprana para detectar enfermedad renal. Si el daño renal se detecta temprano, se puede prolongar la evolución de la misma o controlar. Hable con su médico y aprenda los pasos de estilo de vida que puede seguir para tener riñones sanos.

• Deje de fumar. Fumar cigarrillos reduce el flujo sanguíneo a los riñones, lo que provoca una disminución de la función. Fumar cigarrillos también aumenta los niveles de azúcar en sangre, lo que empeora la función renal.

• Tenga cuidado con los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno. El uso regular de AINE puede resultar en daño renal. Pregúntele a su médico sobre su uso de AINE y otros medicamentos y vea si una medicina alternativa puede funcionar en su situación.

Para proteger los riñones, siga estos sencillos pasos.

Coma frutas y verduras para tener riñones saludables

Se ha observado que incluir más frutas y verduras en su dieta puede minimizar el riesgo de lesión renal y acidosis metabólica, una afección en la que el cuerpo produce demasiado ácido. , no puede excretar suficiente ácido o no puede equilibrar el ácido. Una sobreabundancia de ácido puede causar síntomas potencialmente peligrosos, como respiración rápida, fatiga, confusión y, en casos extremos, incluso conmoción o muerte. Las frutas y verduras ayudan a los riñones a eliminar el exceso de ácido del cuerpo y excretarlo en la orina.

Agregar más frutas y verduras ha ayudado específicamente a los pacientes con enfermedad renal crónica, que son más susceptibles a la acidosis metabólica. Estos pacientes generalmente se tratan con bicarbonato y otros suplementos alcalinos. Pero en este estudio, los médicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Texas A&M en Temple, Texas, querían ver el efecto de simplemente comer más frutas y verduras, las cuales son buenas fuentes naturales de álcali.

Es muy recomendable tomar aceite de pescado para que la diálisis funcione mejor

Especialmente recomendable es el omega-3, como los que se encuentran en el aceite de pescado, si esto lo combina con reducción del consumo de sal se ve un efecto altamente benéfico, si bien la sal, que contiene sodio, es fundamental para mantener un equilibrio de líquidos saludable en el cuerpo, consumir demasiados alimentos salados puede dañar nuestros riñones, que son responsables de actuar como el sistema de filtración natural del cuerpo. Cuando consumimos demasiado de este tipo de alimentos, nuestros riñones se ven obligados a trabajar a toda marcha para expulsar lo que no necesitamos, potencialmente hasta el punto de descomponerse. Comer demasiados alimentos salados también puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial, lo que posiblemente provoque enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, que las personas con diabetes ya tienen un mayor riesgo de desarrollar, aproximadamente uno de cada cuatro adultos estadounidenses con diabetes tiene enfermedad renal, pero controlar bien la diabetes puede ayudar a mantener sus riñones sanos. Además de consumir demasiada sal y no seguir una dieta adecuada para la diabetes, el sobrepeso, la inactividad física y el tabaquismo son algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de enfermedad renal si tiene diabetes. Tener antecedentes familiares de insuficiencia renal también puede ser un factor de riesgo de desarrollar enfermedad renal o insuficiencia renal. Se sabe que el ejercicio regular beneficia a quienes viven con Enfermedad Renal Crónica, así como a quienes se han sometido a un trasplante de riñón. Las personas que hicieron ejercicio no solo mejoraron su condición física en general, sino que también tuvieron una presión arterial y frecuencia cardíaca más saludables, así como una buena nutrición general y perfiles de estilo de vida.

Se ha visto que el entrenamiento de resistencia ayuda a la capacidad de caminar, el yoga ayuda con la fuerza muscular y el ejercicio cardiovascular mejora la capacidad aeróbica. La enfermedad renal diabética constituye la causa más frecuente (23-25%) de enfermedad subyacente en pacientes con necesidad de tratamiento renal sustitutivo. En la aparición de esta enfermedad interviene la activación de una serie de mecanismos metabólicos, donde cabe destacar la formación de productos de glicosidación avanzada que nteraccionan con receptores localizados en células endoteliales, mesangiales, musculares lisas y podocitos del riñón, desencadenando un estado proinflamatorio con activación de factores de crecimiento, aumento de la formación de especies reactivas de oxígeno y activación de la apoptosis de podocitos. Los podocitos, también conocidos como células epiteliales glomerulares, son un tipo de células que se encuentran en los riñones y que ayudan a filtrar sustancias en la sangre. Los riñones dependen de casi un millón de glomérulos. Los glomérulos están formados por vasos sanguíneos delgados que transportan la sangre que necesita ser filtrada. El exterior de cada glomérulo se cubre con una membrana de filtración. Aquí es donde tiene lugar la mayor parte del filtrado. La membrana de filtración consta de tres capas, una de las cuales contiene los podocitos.

Un cuerpo principal constituye cada podocito y las extensiones finas constituyen su rama. Varias extensiones principales están separadas en las llamadas “extensiones de pie”. Los extremos de estas extensiones, a menudo llamados “pies”, sostienen los podocitos anclados a los vasos sanguíneos que forman el glomérulo. Sin embargo, los pies no sólo son responsables de mantener los podocitos en su lugar.

Cada podocito crea una abertura o espacio entre él y el siguiente podocito. Estas brechas son como pequeñas grietas, llamadas diafragmas, y aquí es donde tiene lugar la filtración. La sangre pasa a través de los diafragmas partidos y el residuo es filtrado. Los podocitos son la clave para crear estas hendiduras y mantener el rendimiento del sistema de filtración. Junto con el glomérulo, los podocitos y otras células de los riñones aseguran el buen funcionamiento de su cuerpo.

Los problemas ocurren cuando parte del proceso de filtración no funciona. Si los riñones no filtran los desechos, éstos permanecen en la sangre y pueden ser mortales. Las enfermedades genéticas y las predisposiciones pueden causar insuficiencia renal prematura. Los riñones también pueden tener más dificultad para trabajar, simplemente debido a la edad avanzada.

Otro problema renal potencial es el uso de alcohol o drogas. Estas sustancias nocivas se disuelven en la sangre y se filtran a través de los riñones para proteger el cuerpo del consumidor. Sin embargo, si una persona bebe demasiado alcohol para que los riñones lo filtren, está en riesgo de intoxicación por alcohol. Los riñones, así como otros órganos, pueden ser dañados por sustancias dañinas que circulan en el cuerpo de una persona. El consumo de alcohol también puede conducir a infecciones renales, incluso en ausencia de otros problemas.

Los riñones son la clave para la eliminación de los desechos que dejan en el cuerpo los alimentos y otras sustancias. A medida que la sangre pasa a través de los riñones, filtran estos desechos y producen orina para eliminarlos del cuerpo.

. Además, también intervienen una serie de factores hemodinámicos que desencadenan la vasodilatación de la arteriola aferente y vasoconstricción de la arteriola eferente, lo que conduce a una hiperfiltración glomerular. Todo esto contribuye al desarrollo y la progresión de la afectación renal en la DM y va a tener una traducción clínica y morfológica.

Ahora bien en este punto debemos mencionar a una estructura altamente especializada que es el blanco directo del daño renal y que además es la estructura más significativa para poder evaluar el daño sufrido por el riñón; ella es: La **nefrona que es a su vez la **unidad funcional y estructural básica del riñón, y cada riñón contiene de 800.000 a un millón de estas unidades. Son responsables de mantener las concentraciones de agua y sustancias solubles en la sangre y de regular el volumen de sangre, la presión arterial y el pH o la acidez de la sangre.

Esta estructura funciona filtrando la sangre, reabsorbiendo nutrientes y excretando el exceso de agua y desechos como la orina. Existen dos tipos de nefronas, que se distinguen por su ubicación en el riñón. Las nefronas corticales se encuentran en la corteza renal fuera del órgano, mientras que las nefronas yuxtamedulares se encuentran más profundas en el riñón, en la médula renal.

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.