• Spotify
  • Mapa Covid19

Abuela mata con buñuelos a su familia

Agencias

Asunta Tejerina preparó buñuelos para ofrecerlos a su familia en la ciudad de Santa Cruz en Bolivia, pero sin imaginar que sería el último alimento que probarían ya que la mujer de la tercera edad los preparó con una sustancia tóxica que confundió con leche.

Tras probar los buñuelos, la adulta mayor junto con otros tres miembros de la familia, terminaron internados en el hospital donde perdieron la vida a causa de la intoxicación que sufrieron al consumir los buñuelos infectados que preparó Asunta Tijerina por accidente.

Qué mató a la familia que comió buñuelos?

Entre las personas que consumieron los buñuelos que fueron internados en el Hospital Japonés de la ciudad boliviana, estuvieron los dos hijos de la señora Tejerina y una de sus nietas. Asimismo la mujer de la tercera edad permaneció en cama al confundir el compuesto químico con leche al momento de preparar el alimento.

Aunque dos familiares más de la mujer provecta también comieron los buñuelos, lograron sobrevivir, pero no así las otras tres víctimas que murieron en el nosocomio, donde también estuvo internada la mujer de 81 años de edad que tras estar en cama finalmente perdió la vida.

De acuerdo con el parte médico, Asunta Tijerina murió luego de presentar fiebre y taquipnea (respiración rápida por problemas para hacerlo) que la llevó a sufrir un paro cardiorrespiratorio, según la médica de Toxicología, Banny Zelada, citada por el medio local Opinión.

Sin embargo, familiares de la adulta mayor exigieron a las autoridades que lleven a cabo una investigación a fondo para determinar el tipo de agroquímico que ocasionó la muerte de las cuatro personas, así como la forma en que el producto llegó a manos de la abuela.

A lo anterior se sumó la protestas del asambleísta departamental cruceño Dilfe Rentería, quien afirmó que habría que indagar al hospital para comprobar o descartar un posible caso de negligencia médica que haya provocado la muerte de la adulta mayor, su dos hijos y su nieta de 9 años de edad.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *