• Spotify
  • Mapa Covid19

Arte y cotidianeidad

La revolución es…

Jorge Alberto Rincón Acebo jorgearinconacebo@gmail.com

Se pasa el desmembramiento, la república afrancesada de Díaz en que nuevos plutócratas -menos del 2% de la población- por apropiación se convierten en dueños de todo, como en la Colonia o en la actualidad.
Díaz y su élite no le convienen a los EUA, en consecuencia, se realiza la revolución. No fue revolucionario quitar a un gobernante de 30 años, no apegado a Estados Unidos de Norteamérica.
En realidad, el pueblo estaba jodido. ¡Siempre será así!
Al no convenirle un peso fuerte a Estados Unidos, financia a los “revolucionarios” -léase “aspirantes a ejercer el poder”-, favoreciendo el comercio de la guerra.
EUA resuelve a favor de Francisco I. Madero, lo acicateó y regenteó.
Su familia no sólo se capitalizó con ser dueños de viñedos, sino también por vender lo necesario a los norteamericanos esclavistas. Cuando no le fue conveniente, a través de su embajador organizó la Decena Trágica.
Existe el Pacto de la Embajada.
Félix Díaz o Limantour no les eran convenientes. Se impuso a Victoriano Huerta, no previeron que el militar se inclinó por Alemania en la gran guerra, siendo desechado, apoyando al coahuilense Venustiano Carranza. Cada uno fue desechado después de ser útil.
Obregón se reeligió, violando el dogma de Sufragio Efectivo, No Reelección y fue finiquitado por los católicos.
Antes firmó el Pacto de No Industrialización, vigente hasta el 2024. Coadyuvados por Calles se crea el PNR, luego PRI, como la “dictadura perfecta”.
México prosperó gracias a la Segunda Guerra Mundial.
Al ya no ser útil, coadyuvado por los traidores de la patria, se destruyen industrias, venderlas o apropiarse, creando una elite de nuevos ricos, útiles al capitalismo mundial y al nuevo orden regido por el FMI.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.