• Spotify
  • Mapa Covid19

Macario, un hombre de “chamba”

A don Macario se le distingue por sus ganas de trabajar; él carga con un desarmador para atornillar la placa a automovilistas que salen de pagar su infracción de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Tuxtla.

Ainer Gionzález / Diiario de Chiapas
Un chaleco reflejante lo distingue, y esa es la referencia para dar con el señor que ayuda a los automovilistas a poner su placa afuera de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SPyTM) de Tuxtla Gutiérrez.
Macario Núñez Estrada es uno de los más de 6 millones de adultos mayores que deben trabajar para mantener su hogar. Él se gana la vida en la vía pública; pues ayuda a ciudadanos a colocar sus placas, luego de que éstas les han sido devueltas tras haber pagado la multa correspondiente.
Lo peculiar de don Macario es que pese a tener una discapacidad en todo su brazo izquierdo desde su nacimiento, él se las ingenia para laborar y aunque muchas veces ha sido subestimado por dicho problema, él demuestra que ninguna condición le ha impedido poder trabajar y ganarse la vida de manera honrada.
“Muchas personas se equivocan porque piensan que no puedo hacer nada con mi brazo, para eso tengo los dos, para hacer mi trabajo”.
Don Macario de lunes a sábado desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde acude a su lugar de trabajo fuera de las oficinas de la Secretaría de Tránsito municipal, sin embargo, han sido tiempos difíciles, pero gracias a la relación que ha entablado con la ciudadanía y principalmente con elementos de Tránsito, ha podido salir adelante.
“Aquí me han apoyado los policías, los días que no tuve trabajo me ayudaban, me daban para la alimentación”.
Aunque no es un sueldo fijo, don Macario diariamente gana entre 200 a 300 pesos, con lo que puede solventar gastos pequeños, sin embargo, lo que lo ayuda a pagar su renta o gastos mayores es el apoyo que recibe bimestralmente por parte del gobierno federal.
“Busquen en qué emplear su tiempo porque yo he hecho esfuerzos para conseguir mi trabajo acá, pero gracias a esto me gano el pan de cada día”.
El Inegi destaca que de los 15.1 millones de personas de 60 años y más, el 29 por ciento tiene una participación económica, donde el 47 por ciento trabaja por cuenta propia, seguido por quienes son trabajadores subordinados y remunerados que representa el 40 por ciento.
Asimismo, el Inegi señala que los porcentajes más altos de personas de 60 años y más que no están afiliadas a los servicios de salud se ubican en Michoacán, Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Guerrero, México y Puebla, con porcentajes que van de 24 a 32 por ciento. En tanto que los estados de Nuevo León, Chihuahua, Baja California Sur, Sinaloa, Coahuila, Sonora, Colima, Yucatán y Aguascalientes reportan los porcentajes más bajos, con proporciones entre 10 y 13 por ciento.
Además, remarca que el 98 por ciento de la población de 60 años y más hizo uso de los servicios de salud. Las instituciones con mayor recepción de usuarios son el IMSS (38 por ciento) y la Secretaría de Salud (25 por ciento). Por sexo, 97 por ciento de los hombres son usuarios de los servicios de salud y 98 por ciento en las mujeres; por institución, se mantiene el mismo comportamiento que el nacional.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.