• Spotify
  • Mapa Covid19

China: ¿consumo o inversión?

II PARTE

Michael Roberts

Me temo que los líderes chinos no han aprendido de esto. Ahora se están moviendo para proporcionar un crédito más fácil a los promotores y han abandonado la consigna de Xi sobre las «casas para vivir». El gobierno ahora habla de ayudar al sector capitalista. Los altos funcionarios del partido y del estado publicaron conjuntamente un plan de 31 puntos para apuntalar la economía privada y mejorar el ambiente empresarial. La semana pasada varias agencias gubernamentales también esbozaron objetivos para aumentar el gasto de los consumidores en automóviles y electrodomésticos, aunque no se han dado a conocer subsidios directos para los hogares.

Todo esto está en la línea defendida por el FT y otros, que calcula que «los empresarios y las empresas establecidas necesitan estabilidad y claridad regulatoria por parte del gobierno. Una mayor liberalización de la política monetaria por parte del banco central de China podría ayudar. Beijing también tendrá que reestructurar su deuda de los gobiernos locales; una opción podría ser una venta de activos estatales a empresas privadas. Los ingresos ayudarían a las autoridades locales a evitar una crisis de deuda». En otras palabras, la respuesta no es la propiedad pública del sector de la vivienda y la toma de posesión de las empresas inmobiliarias endeudadas, sino un rescate y luego una venta de activos estatales para pagarlo, es decir, la privatización, no la nacionalización.

Finalmente, en su supuesta condena de la economía china, el FT vuelve al viejo argumento de «experto occidental» de que China debe convertirse en una economía liderada por los consumidores como las del G7, si se quiere evitar la trampa de «ingresos medios» y el estancamiento tipo japonés. Pero son las economías de consumo de Occidente las que se están estancando, no China. Además, si «estancamiento» significa que no hay inflación de los precios, entonces puede tener razón. China tiene la tasa de inflación más baja de todas las principales economías del mundo, ¡incluido el estancado Japón, que está tratando desesperadamente de tener inflación!

Mientras que los hogares en Occidente están sufriendo la mayor caída en los niveles de vida desde la Gran Depresión porque los salarios no se mantienen al día con la alta inflación, en China ocurre lo contrario.

El problema es el desempleo juvenil, que es de más del 20 % en China, en comparación con el desempleo urbano promedio de alrededor del 5 %.

El problema no es que no existan puestos de trabajo en China. Existen. Pero la economía no está produciendo suficientes trabajos de alta cualificación y altos salarios que muchos estudiantes universitarios esperar tener. China está produciendo cada vez más graduados universitarios.

Pero todos esperan conseguir trabajo en finanzas y tecnología, pero no en industria, construcción e ingeniería. Es un problema que ha afectado no solo a China, sino también a Occidente. Las familias más acomodadas quieren que sus hijos trabajen para empresas de tecnología y bancos glamurosos (donde tienen que trabajar unas horas ridículas) en lugar de en cualquier trabajo «mundano» que a menudo pueda pagar lo mismo. El gobierno ha ofrecido incentivos a las empresas que contraten estudiantes, pero no planifica proyectos gubernamentales que puedan proporcionar capacitación en tecnología e innovación que puedan cumplir con objetivos sociales importantes.

Luego está el comercio exterior. Una de las razones por las que la tasa de crecimiento de China ha sido relativamente baja en el último año es el colapso del comercio internacional, que se ha vuelto negativo. Como resultado, las exportaciones de China al mundo han disminuido.

Sí, eso probablemente significa que China debería concentrarse en la inversión y la producción nacionales, no en las exportaciones. Pero eso no significa convertirse en una economía «dirigida por el consumidor». Como he argumentado antes, el consumo fluye de la inversión no al revés, como ha demostrado la economía de China hasta ahora.

El FT y los otros expertos argumentan que China se dirige hacia un bajo crecimiento a lo largo de esta década, véase los últimos pronósticos del FMI.

Pero como he argumentado en publicaciones anteriores, no es inevitable si China utiliza el potencial que todavía tiene para invertir y crecer. Algunos «expertos» afirman ahora que la India alcanzará a China durante la próxima década. Pero como dice el ex economista del Banco Mundial y del FMI, Ashoka Mody:

«Desde mediados de la década de 1980, los analistas indios e internacionales han predicho que la liebre autoritaria china finalmente fallaría y la democrática tortuga india ganaría la carrera».

Pero el Índice de Capital Humano 2020 del Banco Mundial, que mide los resultados de educación y salud de los países en una escala de 0 a 1, le dio a la India una puntuación de 0,49, por debajo de Nepal y Kenia, ambos países más pobres. China obtuvo una puntuación de 0,65, similar a los países mucho más ricos (en términos per cápita) de Chile y Eslovaquia. Mientras que la tasa de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo de China ha disminuido a aproximadamente el 62% desde alrededor del 80% en 1990, la de la India ha caído durante el mismo período, del 32% a alrededor del 25%. Especialmente en las zonas urbanas, la violencia contra las mujeres ha disuadido a las mujeres indias de sumarse al mercado de trabajo.

Suponiendo que las dos economías fueran igualmente productivas en 1953 (aproximadamente cuando se embarcaron en sus esfuerzos de modernización), China se volvió más de un 50% más productiva a finales de la década de 1980 y hoy en día, la productividad de China es casi el doble de la de la India. Si bien el 45% de los trabajadores indios todavía están en el sector agrícola altamente improductivo, China se ha graduado incluso de la fabricación simple e intensiva en mano de obra para emerger, por ejemplo, como una fuerza dominante en los mercados mundiales de automóviles, especialmente en los vehículos eléctricos.

China también está mejor preparada para las oportunidades futuras. Siete universidades chinas están clasificadas entre las 100 mejores del mundo, con Tsinghua y Beijing entre las 20 mejores. Tsinghua es considerada la universidad líder en informática del mundo, mientras que Pekín ocupa el noveno lugar. Del mismo modo, nueve universidades chinas se encuentran entre las 50 mejores a nivel mundial en matemáticas. Por el contrario, ninguna universidad india, incluidos los célebres Institutos de Tecnología de la India, está clasificada entre las 100 mejores del mundo.

China todavía tiene grandes oportunidades para infraestructuras en sus provincias interiores. El desafío es convertir el ahorro interno en inversión nacional, asignando el capital a usos más productivos. Para mí, eso significa que el estado debe dirigir la inversión y no dejar que se entregue esa capacidad de decisión al sector capitalista.

De hecho, el sector capitalista en China está fallando. La participación del sector privado en las 100 empresas cotizadas más grandes de China a valor de mercado cayó de un máximo del 55 % a mediados de 2021 al 39 % este junio, cerca de sus niveles más bajos en más de tres años, según un próximo informe de investigación del grupo de expertos del Peterson Institute for International Economics, o PIIE, con sede en Washington, D.C.

La inversión del sector privado se redujo un 0,2 % en el primer semestre de 2023 con respecto al año anterior, la primera contracción desde que comenzó la recopilación oficial de datos en 2005, con la excepción de 2020, cuando la economía se bloqueó por la pandemia. Por el contrario, la inversión de las empresas controladas por el estado aumentó un 8,1 % en el mismo período.

El FT señala: «El gobierno central de China es uno de los menos endeudados del mundo… Si China quiere mantener su ya largo éxito económico, le toca a Beijing actuar». Pero la idea de qué hacer del FT es que el gobierno entregue dinero en efectivo a los hogares y «libere» al sector privado. Pero no es un giro hacia una economía de mercado liderada por el consumidor lo que China necesita para poner su economía en marcha de nuevo, sino una inversión pública planificada en vivienda, tecnología y manufactura.

Compartir:

Última hora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *