• Spotify
  • Mapa Covid19

Puntos Fiscales

José Luis León Robles                                         

dj_drdead@hotmail.com

Muy buenos días distinguidos lectores, el día de hoy tocará abordar el tema de defraudación fiscal en nuestro país, mucho se ha dado a conocer de malos profesionistas que están inmiscuidos en esta mala práctica, y es que el obtener ingresos para la tributación le preocupa al gobierno en sus tres niveles. Por ejemplo, si nos remontamos al año del 2019, se reformó la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, la Ley de Seguridad Nacional, el Código Nacional de Procedimientos Penales, el Código Fiscal y el Código Penal Federal, Cabe señalar que dentro de las modificaciones se incorporó como amenazas a la Seguridad Nacional a los delitos de contrabando, defraudación fiscal y delitos relacionados con comprobantes fiscales (facturas), así como lo ésta usted leyendo mi distinguido lector. Con ello, si se presumía la existencia de alguno de estos delitos, los presuntos culpables podrían ser encarcelados sin pruebas, sin embargo, la Suprema Corte invalidó las disposiciones que calificaban diversos delitos como de prisión preventiva oficiosa y delincuencia organizada. La OCDE publicó una actualización de estadísticas tributarias para la región de Latinoamérica. La recaudación de impuestos en México (17.9% del PIB) estuvo por debajo del promedio de la región (21.9%) y lejano del promedio de países de la OCDE (33.5%). Cabe resaltar que, ante este escenario, el gobierno ha impulsado una serie de medidas para hacerse de recursos. Los programas sociales no se pagan solos. Además de la estrategia implementada por el SAT para cobrar y auditar a los grandes contribuyentes, el gobierno ha impulsado reformas fiscales y penales como la mencionada reforma que atentan contra las libertades y derechos fundamentales. El máximo tribunal de nuestro país reconoció como delito el expedir, enajenar, comprar, o adquirir comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes, falsas o actos jurídicos simulados (factureras). Esto quiere decir que el catálogo de delitos contra el fisco continúa creciendo. La intención de recaudar más es buena, la ejecución para lograrlo fue mala. El pedir prisión preventiva oficiosa para encarcelar más fácil, abre la puerta a una figura que permite encarcelar sin pruebas y fabricar culpables. A esto, hay que añadir que el acceso a la justicia es limitado para la población más pobre y vulnerable. En este estudio de los ministros de la suprema corte la invalidez declarada por la Corte no fue unánime, para algunos, las factureras sí pueden ser una amenaza a la Seguridad Nacional. Para otros, la intención de la reforma fue imponer la prisión automática y no hay duda de que eso era lo que buscaban los legisladores. En todo caso, las medidas para recaudar más podrían haber sido mejor diseñadas: aumentar la base de los contribuyentes, disminuir la informalidad, aplicar sanciones dependiendo el tipo de contribuyente y mejorar la gestión del SAT. Este tema es muy importante para todas las personas que estamos inscritos en la Hacienda Pública, en un tema que podría parecer ajeno e intrascendente para muchas personas, realmente nos estamos jugando libertades y derechos fundamentales para todos. El fondo de este asunto no son los delitos fiscales, sino la presión preventiva oficiosa. Si bien la Corte tuvo la oportunidad de atacar esta figura jurídica y establecer que siempre tendría que haber una debida justificación para que alguien pise la cárcel. Desafortunadamente, en México sigue siendo constitucional que la mera sospecha de cometer alguno de estos delitos, la figura de la prisión preventiva oficiosa sigue más viva que nunca, y si no hay que preguntarle algunos políticos que siguen en prisión oficiosa. Si nuestro país llegara a establecer bases sólidas en materia penal para lograr crear ese vínculo legal o nexo causal del delito sustentado en el principio de inocencia y que no fuera utilizado como una herramienta política podríamos tener la certidumbre de que nuestros representantes sociales y la impartición de justicia fuera justa e inquebrantable, pero desgraciadamente esta percepción está muy lejana de la realidad en la que vivimos. Si el creador nos lo permite nos estaremos leyendo la siguiente semana.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *