• Spotify
  • Mapa Covid19

Estados Unidos: Los límites del poder imperial

II PARTE

Chris Bambery

Desde el atolladero en Ucrania hasta su incapacidad para controlar los acontecimientos en Oriente Próximo, se están poniendo de manifiesto múltiples debilidades en la hegemonía global de EE.UU., argumenta Chris Bambery

No disuasión

Farea Al-Muslimi, investigadora del programa de Chatham House para Oriente Próximo, afirmó:

«He visto demasiados países que actúan con la ilusión de que pueden bombardear algo o a alguien en Yemen. Lo he visto con los ataques de aviones no tripulados estadounidenses, con los saudíes y, más recientemente, con el Reino Unido y Estados Unidos».

Los saudíes llevaron a cabo una guerra de ocho años contra los Houthis basada en gran medida en ataques aéreos, utilizando armamento estadounidense y británico y con personal británico dirigiendo los ataques con aviones no tripulados. Esta campaña creó una grave crisis humanitaria en Yemen, la nación árabe más pobre, pero no logró derrotar a los Houthis.

Los ataques aéreos actuales no son contra un ejército convencional que utiliza bases aéreas y otras posiciones fijas. Están tratando de detener ataques con armas relativamente ligeras y móviles, y el resultado es que probablemente están volando arena o alcanzando objetivos civiles.

Existe un apoyo generalizado a Palestina en Yemen, amargura por el hecho de que Estados Unidos y el Reino Unido estuvieran detrás de la guerra saudí contra Yemen y recuerdos de que el sur de Yemen y el puerto de Adén fueron colonias británicas hasta que la resistencia armada les obligó a abandonarlas en 1967. Quizá Downing Street y el Ministerio de Defensa necesiten un departamento de historia que les recuerde que ya hemos intervenido militarmente en lugares como Afganistán, Irak y Yemen, que hemos sido derrotados y que no debemos volver.

Estados Unidos dice que los ataques aéreos en Yemen son para disuadir a los Houthis de atacar el transporte marítimo. Pero no los han disuadido. Una disuasión sólo funciona si el objetivo está muerto de miedo ante la perspectiva de una acción militar. Biden no está disuadiendo a nadie.

Humillados

Pero lo que esos testigos dijeron sobre la acción militar se aplica a otros lugares. Por ejemplo, los ataques estadounidenses en Irak. Después de ocupar ese país en 2003, utilizaron el viejo truco de dividir y gobernar, enfrentando a chiíes, suníes y kurdos. La campaña actual está teniendo el efecto de unir a suníes y chiíes, que apoyan a los palestinos y tienen buenas razones para odiar a Estados Unidos. En lugar de intimidar a Irak, es probable que los ataques aéreos estadounidenses aumenten los ataques contra el personal estadounidense en el país, donde su presencia es ilegal en violación de las peticiones del gobierno iraquí para que se marchen.

Por supuesto, el apoyo incondicional ofrecido a Israel en su guerra de Gaza por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania, Japón y algunos otros Estados occidentales también les ha aislado internacionalmente y ha creado poderosos movimientos en las calles en apoyo de Palestina y de un alto el fuego.

Ver al secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, llegar a Israel radiante de confianza por haber conseguido un acuerdo de alto el fuego, negociado por Qatar y Egipto, y aceptado por Hamás, sólo para que Benjamin Netanyahu le dijera que no lo iba a conseguir y Blinken apareciera humillado en una conferencia de prensa y tuviera que volar a casa con el rabo entre las piernas, fue una de las peores humillaciones diplomáticas estadounidenses que he presenciado jamás.

Las repetidas garantías de Biden a Netanyahu de que apoya incondicionalmente a Israel significan que Netanyahu sabe que los mensajes privados que recibe de Biden y Blinken, en el sentido de que, por ejemplo, debe reducir las víctimas civiles, etc., no significan nada porque se han comprometido públicamente a apoyarle contra Hamás.

Espiral

En un año electoral, esto es una mala noticia para Biden; los corredores de apuestas deben haber dejado de aceptar apuestas sobre su derrota. El Presidente no está en sintonía con la opinión pública estadounidense y con los votantes demócratas en particular. La politizada y movilizada población árabe de Michigan puede hacer que Biden pierda en ese crucial estado indeciso. Un número cada vez mayor de votantes está llegando a la conclusión de que no puede votar al «genocida Joe».

Pero hay un problema mucho mayor para Estados Unidos. El hecho de que no sea capaz de doblegar a Netanyahu enfurece a millones de personas en todo el mundo, pero también demuestra debilidad. Washington afirma que está llevando a cabo ataques aéreos en Yemen, Irak y Siria como medida disuasoria contra los ataques de los Houthis y las milicias chiíes, pero no están disuadiendo a nadie. Los Houthis les están tocando las narices. Si no puedes disuadir al país más pobre del mundo árabe, tienes un problema.

Los houthis, Hezbolá y las milicias de Irak no son «apoderados» ni «marionetas» iraníes; son aliados de Teherán, pero todos ellos son movimientos más amplios arraigados en sus sociedades particulares, donde el fracaso del Estado significa que ellos proporcionan bienestar, educación y muchas otras cosas. Estados Unidos y sus aliados crearon la situación en la que crecieron.

Los neoconservadores de Washington comparten con Netanyahu la fantasía de que Estados Unidos puede lograr un cambio de régimen en Irán mediante la acción militar. Si sintoniza varios podcasts de Estados Unidos, ex altos cargos militares y de inteligencia señalan que Estados Unidos no ganaría una guerra contra Irán. Dispone de armamento sofisticado, incluidos misiles balísticos, que apuntarían a activos fijos como la enorme base aérea estadounidense de Qatar, e incluso la base de la Marina Real en Bahréin, además de a sus buques de guerra en el estrecho de Ormuz.

Los ataques aéreos no lograrían la victoria, nunca lo hacen por sí solos, e incluso los neoconservadores comprenden que no pueden enviar tropas estadounidenses sobre el terreno. Muchos iraníes que no son partidarios del régimen son nacionalistas con un largo recuerdo de las acciones de Estados Unidos y el Reino Unido en Irán, sobre todo el golpe de Estado de 1953 de la CIA y el MI6, que derrocó a un gobierno elegido democráticamente (que se había atrevido a nacionalizar los yacimientos petrolíferos de BP) e instaló al odiado Sha. Hezbolá, los Houthis y las milicias de Irak no podrían permanecer impasibles ante una guerra de Estados Unidos contra Irán. Un conflicto así se saldría de control.

¿Fantasía? Bueno, mientras EE.UU. aumenta su presencia militar en la región, pueden ocurrir accidentes. Nadie pensó en julio de 1914 que el asesinato del heredero del trono imperial austrohúngaro desembocaría en una guerra mundial. Pero lo hizo, porque Europa no sólo era un campo armado, sino porque los Estados europeos estaban encerrados en alianzas militares rivales, de modo que cuando Austria entró en guerra con Serbia para castigarla por el asesinato, desencadenó una guerra más amplia: su aliada Alemania la apoyó, Rusia apoyó a Serbia, Alemania amenazó a Rusia, su aliada Francia se movilizó en su apoyo y cuando Alemania marchó hacia ella, Gran Bretaña entró en la contienda.

Límites

Es difícil pensar que Estados Unidos pueda controlar un escenario similar. No puede controlar a su propio perro guardián en Oriente Medio. El hecho también de que Israel no pueda cumplir su promesa de «aniquilar» a Hamás significa que, incluso con más de 27.000 muertos civiles y en aumento, Hamás ha ganado popularidad en Cisjordania y en todo el mundo árabe.

Incluso una autocracia como Arabia Saudí no puede ignorar el apoyo a Palestina en su propio país. Los Acuerdos de Abraham, por los que Arabia Saudí normalizó sus relaciones con Israel, supuestamente eliminaron a Palestina de la agenda. El príncipe Salman exige ahora un Estado palestino soberano, algo que Netanyahu no puede conceder.

Israel debe ahora vivir sabiendo que los terribles sucesos del 7 de octubre pueden volver a ocurrir. Ya no parece invencible. La última guerra que ganó fue en 1967 (ganó la guerra del Yom Kippur en 1973, pero sólo después de sufrir una humillante derrota al principio).

A esto hay que añadir Ucrania. Hace un año nos dijeron que estaba a punto de lanzar una ofensiva de primavera que le daría la victoria. Todavía estamos esperando.

La derrota de Ucrania sería otra humillación para Estados Unidos. Por supuesto, sigue siendo la primera potencia militar del mundo, con mucha diferencia. Pero no es hegemónico en el sentido de que la población mundial acepte y haga suya su narrativa. Gran parte del mundo no entiende el mensaje.

Está claro que no controla Oriente Medio, que sigue siendo la parte estratégica clave del mundo para Estados Unidos, incluso con la escalada militar entre China y Estados Unidos y sus aliados en el Mar de China Meridional y el Pacífico.

El presidente Mao dijo una vez que Estados Unidos era un tigre de papel. No lo es. Pero no se pasea por el escenario mundial aparentando tener el control.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *