• Spotify
  • Mapa Covid19

Más razones para no votar por el coleto

Letras Desnudas

Mario Caballero

El pasado diez de mayo expuse en este espacio cuatro razones fundamentales para no votar por Guillermo Santiago Rodríguez, candidato de Morena a diputado federal por el Distrito nueve, quien sin una sola buena idea y sin ninguna propuesta viable busca representar los intereses de los tuxtlecos en la Cámara de Diputados.

A manera de resumen, la primera razón estriba en que Memo Santiago no es de Tuxtla sino de San Cristóbal de las Casas. Por tanto, ¿cómo representará a los tuxtlecos y qué propuestas ofrecerá si no tiene arraigo en el municipio, si no conoce a la gente, si desconoce la problemática social de la ciudad?

Tuxtla merece un tuxtleco y no un coleto que tuvo que conformarse con esta candidatura al no ser tomado en cuenta por su partido a la presidencia municipal de su tierra natal, que era el cargo que él realmente quería.

La segunda, es un político oportunista. Si hoy pretende ser diputado federal por un municipio ajeno a él y a sus propios intereses, es para no quedar fuera del presupuesto.

“Memo Tómbolas”, como se le conoce, aprendió a vivir bien de la política, a tal punto de ser considerado como el nuevo millonario de San Cristóbal. No tiene una carrera profesional, ni una trayectoria destacada como servidor público, pero se siente tocado por Dios, convencido que al buscar el escaño en el Congreso de la Unión le está haciendo un favor a los tuxtlecos.

La tercera es que carece de resultados en sus dos únicos cargos. Por ejemplo, como diputado federal plurinominal, puesto que obtuvo en 2015 mediante un sorteo, sólo turisteó por todo Chiapas bajo la gira “La gran robadera”, con la que supuestamente iba a exhibir la corrupción del Gobierno del Estado, pero no hizo nada. Además, no se le conoció una sola iniciativa y fueron constantes sus inasistencias a las sesiones.

La cuarta es la corrupción que le antecede como director general de Instituto Mexicano de la Juventud y su presunto vínculo con grupos delincuenciales.

Fuentes a este autor refieren que durante los años que desempeñó dicho cargo desvió cuantiosos fondos de las becas del Instituto para financiar las actividades criminales del grupo conocido como Los Motonetos, que opera en el municipio de San Cristóbal y que es señalada, entre otros delitos, de ser responsable de secuestros y homicidios en la localidad.

Aquí les dejo el enlace para que puedan leer el texto de manera íntegra: https://diariodechiapas.com/opinion/letras-desnudas/letras-desnudas-11/

OTRAS RAZONES

En esta entrega, exhibiré otras tres razones para confirmar que Guillermo Santiago es lo peor que podría pasarles a los tuxtlecos.

Razón número cinco: Ha demostrado ser un funcionario público irresponsable, negligente e incompetente.

Si líneas antes hice mención que Memo Santiago hizo de su anterior periodo legislativo un largo día de campo, pues los más de cinco años que ocupó el cargo de director del Imjuve fueron una borrachera de ineptitud y banalidad.

De acuerdo con un estudio publicado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sobre las políticas implementadas a favor de la juventud por el gobierno del presidente López Obrador, revela el vergonzoso papel que realizó el Imjuve bajo la administración de Santiago Rodríguez.

Comprendiendo que el Instituto de la Juventud tiene la misión de responder a la demanda de la población juvenil del país en materia educativa, de asesoría psicológica, laboral, prevención de adicciones, asesoría jurídica y difusión de actividades culturales, durante todo este sexenio fue un organismo inoperante.

El referido estudio del Coneval dice que sólo en el año 2022, la población atendida de manera directa por esta institución fue de 226 personas.

¿Sabe cuántos jóvenes hay en México? 37 millones 956 mil 691, según resultados del Censo de Población y Vivienda 2020 del Inegi.

A la sazón, Memo Santiago, que tanto se llena la boca diciendo que él ha defendido desde siempre los derechos de las juventudes, sólo atendió al 0.00058 por ciento del total. Puesto que sólo 226 jóvenes aparecen inscritos en el Padrón Único de Beneficiarios del Ejercicio Fiscal 2022.

Ahora bien, si el informe del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas menciona que el Imjuve tuvo un presupuesto de 115.3 millones de pesos en 2022 y sólo apoyó a 226 personas, ¿qué se hizo con el dinero? ¿A dónde fue a parar? ¿Se rindió cuentas y se comprobó su ejercicio? Porque es mucho recurso para tan mediocres resultados.

Peor todavía, en el supuesto de que el morenista haya desviado esos recursos multimillonarios, ¿será que por ello está desesperado por alcanzar un cargo legislativo que lo proteja de ser investigado?

Razón número seis: Utilizó los recursos de la dependencia para satisfacer sus caprichos y frivolidades. En otras palabras, es un corrupto que sólo piensa en su bienestar personal.

Informantes a este columnista revelaron que Guillermo Santiago se ha realizado cirugías estéticas con cargo al erario público, entre éstas, varias liposucciones.

Por eso fue sorprendente su cambio de imagen. Antes de empezar el proceso electoral lucía un cuerpo con muchos kilos de más, pero pocas semanas antes del arranque oficial apareció sumamente delgado. Memo fue con el cirujano plástico para darse una “chaineada” para verse mejor en las elecciones.

Por otra parte, también se le acusa de utilizar recursos públicos para el pago de viajes de placer, fiestas, bacanales y constantes salidas al antro con sus amigas y amigos, de lo cual hay suficientes videos en las redes sociales donde se le ve en clubes nocturnos y discotecas con shows de gogos, es decir, con bailarines exóticos.

No censuro a Guillermo Santiago por darse unas horas de diversión y esparcimiento, pero que lo haga con su propio dinero y fuera de la jornada laboral. Puesto que en poder de este columnista hay un video, presuntamente grabado un día en que él debió estar trabajando en el Imjuve, donde aparece practicando paracaidismo.

El presidente López Obrador le dio su confianza para que desempeñara el cargo, pero así fue como le pagó: con pésimos resultados y abandonando el puesto para salir a divertirse con sus amigos. Y esto me lleva al siguiente punto.

Razón siete: Abusa de su posición de poder para beneficiar a sus amistades, quienes durante todo el tiempo que Santiago Rodríguez estuvo en el Imjuve se dieron una vida de lujos y libertinaje.

Como su amigo íntimo y excolaborador Fidel Kalax Ruiz Burguete, quien fungió como subdirector de Espacios Interactivos y Encargado del Despacho de la Dirección de Bienestar y Estímulos a la Juventud del Imjuve, que varias veces utilizó el helicóptero de las fuerzas armadas para paseos personales, mismos que presumió en las redes sociales.

Otros de sus amigos y amigas que ocuparon cargos y cobraron jugosos sueldos en la institución son Fabiola Nieto, Sergio Talavera, Leopoldo Hernández y Lucero Aguilar Pérez, esta última fungió como subdirectora de lo Contencioso. Y todos, en lugar de hacer un trabajo digno, se pasaron la mayor parte del tiempo en cenas, juergas y francachelas, de las que hay muchos videos.

EN FIN

Guillermo Santiago es de esos políticos cuya trayectoria se ha movido más entre la mediocridad y la incompetencia que en logros tangibles para la población. Aquí hay siete razones y datos suficientes para comprobarlo.

yomariocaballero@gmail.com

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *