• Spotify
  • Mapa Covid19

Pandemias y barbarie: una visión histórica

Pandemias y barbarie: una visión histórica (parte final)

 

Mohsen Shahmanesh

Interconectados

Podríamos mirar la pandemia actual y preguntarnos: ‘¿Qué mundo hemos creado que hace que sea mucho más fácil para ese microorganismo moverse de una persona a otra, de una región a otra y convertirse muy rápidamente en una pandemia?’ Recuerde, solo fueron necesarios un par de meses para que el virus Covid cubriera al mundo entero en una propagación asombrosamente rápida.

Podríamos responder con la palabra «movilidad». Estamos en un mundo donde todo es móvil: producción, mercancías y humanos. Los seres humanos siempre han sido los más móviles de todos los mamíferos y, por supuesto, la tecnología y la forma en que nos organizamos en estos días lo ha acentuado hasta niveles casi insanos. Por ejemplo, hubo 38,9 millones de vuelos y 4,2 mil millones de pasajeros solo en 2019, ideal para la transmisión global de un virus infeccioso.

El otro aspecto que ayuda al traspaso de un virus de una fuente animal a los humanos es la agricultura industrial. Permítanme un ejemplo concreto. Antes había un millón de granjas de cerdos en Estados Unidos, pero ahora hay 100.000: es decir, se han multiplicado por diez, aunque la producción de carne de cerdo se ha expandido. El hacinamiento de todos esos cerdos da como resultado condiciones más favorables para la transmisión de un virus. Recuerde que el virus de la influenza H1N1 fue una combinación de genes de cerdos y aves.

Solo para dar una idea del volumen de carne que se produce a nivel mundial, hay 1.5 mil millones de bovinos, mil millones de cerdos y 20 mil millones de aves de corral en todo el mundo, la mitad de los cuales se producen en granjas de tipo industrial. Se trata, si lo desean, de una placa de Petri lista para mezclar virus de diferentes especies. Los animales de granja no solo están en estrecho contacto entre sí, facilitando la transmisión de agentes infecciosos, sino también con otros animales salvajes, como aves, roedores, etc. Existen potencialmente numerosos virus que son capaces de adaptarse para transmitirse a un anfitrión humano de esta manera.

Añádase a esto nuestro asalto a la naturaleza. Hoy, ya no hay parte de la naturaleza que sea virgen. Los seres humanos se han adentrado en todos los bosques vírgenes que existían (en el Amazonas, en África, en Indonesia, etc.) y al ir a esas regiones, los seres humanos entran en contacto con nuevas especies de microorganismos que hasta ahora no habían tenido contacto con los seres humanos. Este escenario también crea oportunidades para la creación de nuevos virus. Aunque la gran mayoría de los nuevos virus que encontramos no causan enfermedades en los seres humanos, algunos sí lo hacen y, siempre que sea capaz de pasar de un ser humano a otro, tenemos las condiciones para otra epidemia o pandemia.

Las guerras y el turismo proporcionan mecanismos adicionales para la diseminación de infecciones. Desde la Segunda Guerra Mundial, no ha habido un solo año en el que no haya habido una guerra en algún lugar del mundo. Además, considerando la movilidad y los movimientos de la población, solo en 2019 se estima que 33,4 millones de personas fueron desarraigadas, y en 2020 la ONU estimó que 280 millones de personas vivían en algún lugar que no era su país de nacimiento; en la actualidad, los migrantes internacionales representan alrededor del 3,6% de la población mundial. 9

COVID-19

La pandemia actual de Covid-19 es nuestra tercera pandemia de coronavirus, después del SARS y el MERS, que en realidad no se propagaron tan ampliamente. La razón por la que este coronavirus en particular tiene tanto éxito es su naturaleza altamente infecciosa. Tenemos en epidemiología lo que llamamos R 0 (el ‘valor R’): la cifra se relaciona con la cantidad de personas que una sola persona ya infectada puede infectar a su vez. El valor R de Delta está entre tres y cuatro, y, en un estudio, seis (casi tan infeccioso como el sarampión), pero la nueva variante, Ómicron, parece ser incluso más infecciosa, más capaz de transmitir, incluso que Delta. Si multiplica esa cifra en su cabeza, tal vez pueda comprender la rapidez con se puede propagar la variante Delta, que ahora se está apoderando de todo el mundo.

En resumen, Covid es un virus altamente infeccioso que, proporcionalmente, en realidad no mata a una gran cantidad de personas. Eso es en realidad una ventaja para un virus, en lo que respecta a su capacidad de propagación: si muere una gran cantidad de personas, eso hace que sea más fácil identificar y aislar al paciente, lo que facilita el control de la propagación. Por eso la gripe es tan eficaz: mata a relativamente pocas personas. En lo que respecta al virus actual, mata a menos del 0,15% de las personas menores de 60 años y al 3% de las mayores de 60 años. Si se compara, por ejemplo, con el SARS, con un 10% de mortalidad, y con el Ébola, que mata a más del 80% de los infectados, la diferencia es importante.

Entonces, sí, es eficiente, en el sentido de que se propaga porque mata a un número relativamente pequeño de personas, pero, si multiplica el valor R por millones, el número de muertes puede ser realmente enorme. Por supuesto, no solo nos preocupan las muertes, sino el debilitamiento y las consecuencias a largo plazo en una proporción significativa (aproximadamente el 10%) de los infectados.

¿Cuáles serán los efectos a largo plazo de esta última pandemia? Obviamente, es demasiado pronto para decirlo, pero podemos ver algunos de los efectos que ya han tenido lugar, como cambios en los hábitos de trabajo y quizás incluso en la producción en cadena: antes las mercancías podían depender de partes producidas en cinco o seis países diferentes; eso bien puede cambiar ahora. Esta pandemia ha roto la cadena de suministro en todo el mundo: la mitad de la economía mundial se paralizó durante un período. Personalmente, creo que esta pandemia ha acentuado el debilitamiento de la hegemonía global de Estados Unidos, que ya estaba en decadencia antes de Covid.

Es interesante observar lo que le ha sucedido al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la agencia federal de EEUU. En todas las pandemias anteriores, como la del virus del Ébola hace cinco años, toda la comunidad de salud pública en todo el mundo siguió las instrucciones del CDC, como lo habían hecho en epidemias y pandemias anteriores. Pero, ¿dónde está el CDC en esta pandemia en particular? Esto dice mucho sobre la incapacidad de Estados Unidos para lidiar incluso con sus propios problemas, y mucho menos PARA actuar como guía para el resto del mundo. Si bien los CDC lidiaron de manera muy efectiva con el Ébola y el SARS, estamos en el tercer año de Covid-19 y su liderazgo ha sido inexistente. Todavía no tenemos una respuesta global. Siempre que aparece una nueva variante de Covid, cada país sigue su propio camino. Esto es muy revelador cuando se trata de la estructura del mundo capitalista y su desarrollo.

No he dicho nada sobre la relación entre el calentamiento global y el desarrollo de virus y bacterias. Ese es un campo enorme en sí mismo y, si bien los dos obviamente están bastante interrelacionados, el tema necesita mucho más trabajo e investigación.

Mientras tanto, permítanme resumir lo que estoy argumentando: las pandemias son provocadas por el hombre; son hijas de relaciones sociales, económicas y políticas.

Si tomamos la famosa declaración de Rosa Luxemburgo de que nos enfrentamos a “la barbarie o el socialismo”, creo que ahora podemos definir esa “barbarie” con mayor claridad. Mi opinión personal es que, mientras la naturaleza sea tratada como una mercancía, mientras nuestro asalto a la naturaleza continúe, y hasta que cambiemos radical y fundamentalmente la forma en que vivimos colectivamente, podemos predecir con seguridad que la «barbarie» de Rosa surgirá de una cadena de pandemias globales y pueden terminar en la victoria de una parte de la naturaleza sobre la humanidad.

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *