• Spotify
  • Mapa Covid19

El rector de la UNACH engaña al gobernador y a la sociedad

  • Mintió al ofrecer 125 nuevos programas educativos
  • Jamás fueron aprobados por el Consejo Universitario
  • Fue una engañifa para buscar la reelección

Agustín López Cuevas

En noviembre de 2021, a bombo y platillo, el rector de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Carlos Faustino Natarén Nandayapa, anunció la implementación del programa “Oferta Educativa para la Inclusión Social 2022” (PROEDIS), mediante el cual ofreció a la juventud estudiosa 125 licenciaturas para concluir en 3 años y graduarse como  Profesional Superior Universitario (PSU); estudios que se desarrollarían en  seis áreas del conocimiento enfocadas en la “construcción de saberes para el desarrollo de habilidades y destrezas en el contexto universitario, comunitario y laboral”.

Con este cuento engañabobos burdamente elaborado en un obscuro escritorio de la colina universitaria, el rector salió a promocionarlo a través de toda su estructura oficinesca con el objeto de convencer a las autoridades estatales y federales del ramo educativo las bondades de su extraviada idea. El gobernador fue víctima de esta engañifa, pues hasta hoy, aún Natarén Nandayapa le sigue mintiendo en el sentido de afirmarle que el programa va “viento en popa”, lo cual es totalmente falso; la verdad es que, desde el anuncio del proyecto, éste ya iba a la deriva por falaz; hoy se fue a pique ante los nulos resultados y el vacío de contenidos de esos programas sin eco en los posibles interesados.

Señalaré tres razones que apuntan al fracaso total de esta propuesta, que no son más que el producto de la verborrea de una persona que ha perdido toda dimensión del lugar donde está, y se atreve a engañar al mismo gobernador del estado. La primera razón es que los programas, a pesar de que pudieran ser pertinentes, carecen de la aceptación en los interesados, porque fueron hechos en un escritorio y no tomando en cuenta las necesidades del posible alumnado. La segunda es que no están oficialmente avalados por el Consejo Universitarios, y por lo tanto son, desde la lógica jurídica universitaria, ilegales en su implementación; y tercero, no cumplen con muchos de los requisitos de implementación, operatividad y financiación. 

Dice el mentiroso rector, que su principal público meta son los jóvenes egresados de la educación media superior, así como las diversas etnias, principalmente las mujeres indígenas que, por usos y costumbres de algunos pueblos no han tenido acceso a la educación superior, así también las poblaciones de afromexicanos, migrantes, adultos mayores, personas en reclusión, entre otros grupos minoritarios.

Este sector meta que imagina el rector, con ancestrales carencias socioeconómicas, es otra mentira del funcionario. No explica, en su obnubilado proyecto la forma en que puede llevar a un salón de clases a un migrante que no tiene un lugar fijo de residencia y sólo piensa en avanzar hacia el norte. 

¿Cómo se puede anunciar estudios de licenciaturas en zonas marginadas donde se carece de los recursos más elementales del desarrollo y no hay internet?

Esta propuesta no funciona porque no tienen un público meta definido y el rector no explica cómo hará la UNACH para atender y desarrollar sus afiebradas imaginaciones.

La iniciativa de ofrecer 125 nuevos programas educativos, es pues, una engañifa más del rector de la UNACH.

Jamás fueron aprobados por el Consejo Universitario

Dice el artículo 15 de la Ley orgánica de la UNACH, que las funciones, atribuciones y obligaciones de orden académico del Consejo Universitario son: I. Crear o modificar la estructura académica de la Universidad, a través de la comisión correspondiente y II. Expedir las disposiciones reglamentarias relativas a la función académica de la Universidad. 

Pues bien, el rector en un acto de soberbia y desconocimiento de la ley, aún siendo doctor en derecho, jamás sometió a estudios de la “Comisión de Asunto Académicos del Consejo Universitario” para que se discutiera, analizara y elaborara del dictamen respectivo para aprobarlo por el pleno del Consejo. 

Para que el Consejo Universitario apruebe un programa de estudios, requiere de una serie de requisitos como los estudios de factibilidad, los contenidos del mismo, la justificación, los recursos necesarios para su ejecución, la planta de maestros con las que se va a implementar, el patrimonio tanto financieros como materiales, así como todo el capital humano que va a intervenir en el mismo. 

Por lo tanto, estos programas no tienen el acuerdo que por ley debe contener para su implementación. Son, pues, desde la lógica jurídica universitaria, Ilegales.

Con este programa, Natarén Nandayapa pretendió justificar su inexistente trabajo al frente de la UNACH y simular un incremento en la matrícula universitaria, reto que se comprometió ante las autoridades de la Secretaría de Educación, cuando solicitó y recibió incrementos extraordinarios al presupuesto. 

Fue una engañifa para buscar la reelección

¿Qué han sido de esos programas actualmente? EL TOTAL FRACASO. Al principio, ningún interesado acudió al llamado del rector, pues la sociedad de inmediato se dio cuenta de la farsa, tan fue así que Natarén Nandayapa se vio obligado a dar un nuevo plazo para las inscripciones. El mismo resultado. El pueblo huele cuando algo está pútrido y casi nadie se inscribió.

Hoy, afirman las autoridades que seis programas están funcionando. SI, UNICAMENTE SEIS PROGRAMAS DE LOS CIENTO VEINTICINCO ANUNCIADOS ESTAN TRATANDO DE SOBREVIVIR, los cuales se pierden en el océano de falsedades del mentiroso rector y tratan de subsistir con escasa asistencia de estudiantes; programas atendidos por personal denominado TÉCNICOS ACADEMICOS, quienes, por ley, no pueden estar al frente de ninguna clase presencial o a distancia, ya que no lo permite la normatividad universitaria, pero fueron obligados a participar so pena de ser rescindidos de la UNACH, razón por la cual, atienden, a regañadientes, las instrucciones que les dan desde la rectoría, aunque su perfil no sea el de la docencia. 

En de junio de 2022, fecha en que se festeja el día del Padre, y utilizando dichos de la sabiduría populares, bien pudiéramos parafrasear y afirmar: En el mes de celebración del día del Padre, nos damos cuenta el rector Faustino Natarén Nandayapa a la UNACH le dio en la Madre.

Hoy más que nunca, la comunidad universitaria está consciente de que Natarén Nandayapa debe abandonar la rectoría de la UNACH. Todos los universitarios al unísono dicen: 

¡FUERA NATAREN NANDAYAPA DE LA UNACH¡¡NO A LA REELECCIÓN!

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.