• Spotify
  • Mapa Covid19

Morena gobernará en por lo menos veintidos estados.

Epígrafe

Marco Briones

Morena arrebató estados clave, donde por lo menos el PRI había gobernado casi un siglo.

Así sucedió en Hidalgo, donde Julio Menchaca, candidato de morena a la gubernatura y hoy virtual gobernador electo, hizo trizas a sus oponentes con un avasallador triunfo, que no deja ninguna duda de lo que vendrá para elecciones futuras, lo mismo ocurrió en Quintana Roo, Tamaulipas y Oaxaca.

El arrastre de Morena fue trepidante, la oposición pudo rescatar Aguascalientes con amplio margen, y en las encuestas de salida, Durango también se mantenía en su favor, a pesar de ser un estado donde la violencia se apoderó de las calles.

Sin duda, en los estados donde la diferencia es considerable, la judicialización del resultado será prácticamente un trámite por, no decir berrinche, pues, los tribunales electorales no decidirán lo que el pueblo ya hizo en las urnas.

Hidalgo como otros estados demostró que esa alianza entre el PRI – PAN – PRD, no es garantía como lo afirmaba la oposición, pues es un estado donde azules y rojos han estado en constante disputa por el poder y el amarillo no representa prácticamente nada, y si a ello le sumamos la imposición de la candidata, nos da como resultados la aplastante derrota que se acaban de adjudicar.

Hidalgo junto al Estado de México y Coahuila, son estados donde ha gobernado el PRI de manera constante durante 93 años, lo que los convertía en estados santuario o bastiones del viejo priismo. En Hidalgo han protagonizado algunos nombres en funciones federales como Miguel Ángel Osorio Chong o Jesús Murillo Karam, quienes en su momento saborearon las mieles del poder.

También previo a este pasado proceso electoral existió una alianza importante, el actual gobernador Omar Fayad, nunca escondió su cercanía con el presidente López Obrador, lo que posibilitó neutralizar el territorio para poder llevar a cabo esta elección, en pocas palabras, desarmaron al PRI.

La ya mencionada amistad entre el gobernador Fayad y AMLO, ocasionó la rabieta del dirigente del PRI, Alejandro Moreno, quien acusó de deslealtad al actual gobernador, mordiendo el anzuelo como ya se ha distinguido en hacerlo.

Morena no tendrá contrapesos, lo cual es favorable para el gobierno obradorista, pues prácticamente se están adjudicando el control del territorio nacional y con ello una plataforma política importante para 2024, donde seguramente van a repetir.

Haciendo un paralelismo con las elecciones de Hidalgo y lo que pudiera ocurrir en 2024 en Chiapas, podríamos anticipar que tampoco será funcional esa oposición, menos en este momento donde las dirigencias del PRI y PAN, son manejadas desde palacio y del PRD, mejor nos ahorramos las letras, porque prácticamente, “no existe”

Importante destacar que en Chiapas será necesaria una coalición entre Morena – Verde y PT, para amarrar el triunfo y con ello no complicar la continuidad de los proyectos presidenciales.

La gran pregunta será ¿Quién será el indicado para encabezar la candidatura?

Breves epígrafes. –

Urge y necesaria la inversión en infraestructura física educativa en Tapachula, así lo refirió el gobernador Rutilio Escandón en su reciente visita a ese municipio, desde donde exhortó a las autoridades municipales de la región a sumarse en la inversión del mejoramiento de las escuelas, donde posterior a la pandemia, existen grandes necesidades.

Ojalá en gobierno que encabeza la alcaldesa Rosa Irene Urbina Castañeda, a través de la dirección de educación del municipio retome lo dicho por el mandatario estatal, quien fue preciso durante su intervención.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Última hora