• Spotify
  • Mapa Covid19

Editorial

Choque de trenes “por la educación”

En la última década, el despegue y la asunción del poder por parte de la Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE), cobijada bajo el amparo de la Sección 7 del SNTE, ha mantenido en vilo cualquier intento de operación de los maestros del SNTE y de la propia Secretaría de Educación, al no dejarles margen de maniobra para que éstos velen por el desarrollo del modelo educativo.

Las acciones beligerantes de los maestros de la CNTE, utilizando además como carne de cañón a los jóvenes de las normales, le ha brindado frutos económicos tan importantes, que se han dado cuenta que mantener el poder a costa de lo que sea, será su arma para preservar la dirigencia sindical de la sección 7.

Para nadie es un secreto que al interior del sindicato se mueve mucho dinero, mucho tráfico de influencias y muchas plazas que se adjudican a punta de “negociaciones” de que, si no se cede, la violencia es el mejor remedio para alcanzar los objetivos.

Sino, ahí están las instalaciones de la Subsecretaría de Educación Federaliza, los accesos del palacio de Gobierno o el llamado edificio rentado de la “muerte”, que alberga a una buena parte de la burocracia, las que a cada rato sufren embates de jóvenes normalistas que son enviados para hacer de las suyas.

No se diga de los atropellos que los ciudadanos sufren por el taponamiento de calles o hasta la barbarie de quitar vehículos e incendiarlos. Todo un embrollo que al gobierno lo ha tenido atado de manos, pues si actúa con fuerza, la presión es tanta que las marchas y reclamos los obligan a ceder, como el recordado altercado de la toma de la caseta de Chiapa de Corzo, donde a la postre, después de la detención de más de 50 hombres y mujeres de la Normal Mactumactzá, éstos fueron perdonados, dejados en libertad y no se les toca “ni con el pétalo de una rosa”.

Todo este antecedente sirve para ilustrar que el sector magisterial presione para que se acabe la impunidad y se lance la tan ansiada convocatoria para elegir al nuevo líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Un tema candente, porque, por un lado, la dirigencia actual a cargo de Pedro Gómez Bámaca busca blindarse preparando a los líderes seccionales de la “guerrillera” CNTE para controlar los ímpetus de sus adversarios, que por cierto son muchos, y por otro, algunos pesos pesados del pasado, convocan a despertar del letargo y hasta han hecho un Frente opositor para decidir en las urnas el destino de la dirigencia sindical.

Por lo pronto, cada quien, desde su cuartel, prepara su estrategia. Por un lado, el SNTE-CNTE que controla Gómez Bámaca ya anunció una serie de movilizaciones para mostrar músculo. Anunciaron que el 15 de mayo, Día del Maestro, tomarán las instalaciones del aeropuerto Ángel Albino Corzo y durante tres días, 15, 16 y 17 de mayo, en una agenda aún por definir, efectuarán plantones, bloqueos, toma de edificios y de las casetas de peaje, bajo el concepto disfrazado de exigir que les cumplan sus añejas demandas.

Demandan pago de adeudos a maestros de dos años atrás, el reconocimiento de 700 maestros, el respeto a la bilateralidad SEP-CNTE, la reinstalación de 33 maestros cesados y la reactivación de las cajas de ahorro en Chiapas. A todo esto, vale decir que la CNTE no tiene validez jurídica ante ninguna instancia como agrupación magisterial legalmente constituida, pero si es cierto esta aseveración que dicen los grupos adversarios, es otro cantar en el que el gobierno federal se ha visto lento.

Por otro lado, el grupo de maestros que busca recuperar la institucionalidad del sindicato en Chiapas, instaló la conformación de una Frente Amplio y Plural del Magisterio, debido a que, dice Víctor Manuel Ancheyta Bringas –exdirigente de la Sección 7-, el actuar de quienes ostentan el Comité Ejecutivo Seccional, no es democrático, ya que ha violado los derechos estatutarios de los integrantes del Sindicato.

El Frente propuso: Alto total a la política sindical autoritaria y violadora de derechos; revisión de la ley secundaria que se relaciona con el servicio de la carrera de los docentes (USICAM); participación bilateral en los movimientos de reconocimientos, cambios y ascenso; luchar por la inclusión total al apartado del artículo 123 de la Carta Magna para trabajadores de la educación; desaparición de la UMA en el pago de las pensiones y jubilaciones de los retirados; y exigir auditoria externa.

Todo un choque de trenes que esperemos no tenga desenlaces no previstos, pues en esto de tener bajo la tutela a más de 45 mil trabajadores de la educación, claro es, un gran negocio que ha hecho ricos a los últimos líderes sindicalistas, sino que se lo pregunten a Adelfo Alejandro Gómez y del actual, Pedro Gómez Bámaca, de quienes, las bases de inteligencia del gobierno estatal y federal ya saben de qué pie cojean. En esto de la grilla por el poder en todo piensan los bendecidos y malogrados maestros, puesto de que los hay, los hay, en lo que no les viene por la mente es que si trabajaran por el desarrollo de la educación otro “gallo les cantara” y ahí hasta la ciudadanía les aplaudiría sus esfuerzos por tener dirigencias solventes, honestas, transparentes. De ello, como dice la canción, “pasarán de mil años muchos más…” y seguiremos igual o peor. Ojalá nos equivoquemos

Compartir:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.