• Spotify
  • Mapa Covid19

Pluma de Gallo

Enrique Jiménez De la Mora

Chiapas en movimiento: reflexiones personales en torno al proceso interno de Morena

Este sábado voté y participé en el proceso interno de Morena. La responsabilidad que esto implica con el proyecto de país que queremos, es mucho más grande de lo que imaginamos y la reflexión más importante que haber sido candidato a Consejero me dejó, es la certeza de que no podemos dejar de participar y promover la vida orgánica del partido… porque solamente juntos y juntas continuaremos la transformación del país.

Desde el último proceso de renovación del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), aprendimos que la unidad del movimiento debe estar por encima de los intereses de grupo. Es decir, entre impugnaciones, cancelaciones y negociaciones, vimos que la búsqueda de intereses particulares nos divide y que, en consecuencia, el proyecto se debilita. Esto es grave porque el movimiento que encabeza el presidente debe tener continuidad y fortaleza una vez que él deje el Poder Ejecutivo.

A lo sucedido en 2019 (que el proceso de selección de dirigencia de Morena fuera invalidado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por supuestas inconsistencias en el padrón), se le sumó una pandemia que cambió nuestra vida y forma de organización política. Frente a esto, el partido recurrió a canales de resolución alternativos que hicieron que Mario Delgado y Citlalli Hernández llegaran a la presidencia y secretaría general respectivamente. Por ello, durante un tiempo, no hubo avances con el proceso de selección del nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) aunque, por fortuna, las asperezas entre “los grupos” se aliviaron.

Entonces llegó la unidad, y, en consecuencia, el Comité Ejecutivo Nacional publicó la convocatoria para que toda persona -afiliada o no- pudiera ser partícipe del proceso, ya fuera sólo a través de su voto o con una candidatura para integrar el Consejo Distrital, el cual se compone de 10 personas (5 hombres y 5 mujeres) que formarán parte del Consejo Estatal, el cual a su vez selecciona al nacional y éste al nuevo CEN. La decisión de tener un proceso abierto -a diferencia de 2019- también refleja la naturaleza democrática de Morena.

El día de ayer sábado 30 de julio, con una pandemia mejor controlada y, sobre todo, llenos de profunda convicción política, salimos de nuevo a decidir el rumbo del partido. Antes de continuar mi relato, quiero agradecer a todas y cada una de las personas que apoyó mi candidatura como consejero, pues su confianza es más valiosa que cualquier resultado.

En fin, todas las horas que duró el proceso de votación en el Distrito 9 de Tuxtla (al que pertenezco), me recordaron que el partido por el que apostamos es enorme y profundamente de izquierda.

La cantidad de personas que asistió a la jornada de votación, el tiempo que invirtieron en traslados, llenados de formato, sacar copias e invitar a gente a sumarse al movimiento; me reafirmó que el proyecto político con el que simpatizo continúa reforzando su inercia transformadora y que ahora busca permanentemente la unidad. Por ello, ser parte de la vida orgánica del partido no debe ser coyuntural sino constante. Yo me quedo con eso, con la tranquilidad de la unidad y con la certeza de que este partido y nosotros como militantes, podemos determinar el rumbo entero del país.

¡Jala Pluma Gallo Giro!

Enrique Jiménez De la Mora.

Licenciado en Ciencias Políticas con Especialidad en Administración Pública y Políticas Públicas.

Titular de la Jefatura de Servicios de Salud en el Trabajo Prestaciones Económicas y Sociales.

I.M.S.S. O.O.A.D. Chiapas.

@quiquejm  

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.